Archivo de la etiqueta: sostenibilidad financiera

Una “guerra” de independencia: la AIReF contra Cristóbal Montoro

El 12 de noviembre de 2015 muchos en Twitter (y seguramente fuera de él) nos sorprendimos al conocer la noticia de que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) presentaría un recurso ante la Audiencia Nacional contra una Orden del Ministerio de Hacienda, cuyo titular es Cristóbal Montoro. El acuerdo de la AIReF incluía, como pintoresco segundo punto, pedir un aumento de sueldo para compensar la sobrecarga de trabajo; y de hecho el día siguiente (13 de noviembre) El Economista publicaba en portada que la AIReF adolece de una preocupante falta de medios (el titular era nada menos que “Montoro intenta asifixiar las cuentas de la Autoridad Fiscal”). Desde entonces, casi cada día hemos tenido noticias nuevas: Soraya Sáenz de Santamaría ha defendido la Orden, señalando entre otras cosas que obtuvo el visto bueno del Consejo de Estado; y Montoro ha venido a decir que tiene cuestiones más importantes de las que preocuparse; se ha desvelado que la cúpula de la AIReF amenazó con dimitir si no obtenía más recursos para elevar la plantilla y pagarles una productividad salarial; y que pidió luego que por lo menos se permitiera gastar el dinero presupuestado para ese plus -y que no se autorizó- en contratar servicios informáticos, bases de datos especializadas -nueva negativa del Ministerio. La última, por ahora, es que el presidente de la AIReF, José Luis Escrivá, que también es presidente de la Red de Instituciones Fiscales Independientes (RIFI) de la Unión Europea, ha pedido a la Comisión Europea (en nombre de la RIFI, no solo de la AIReF) que la normativa de la UE garantice una serie de condiciones mínimas de independencia para este tipo de autoridades.

Sigue leyendo

Anuncios

La “jurisprudencia de crisis” del Tribunal Constitucional portugués

El Tribunal Constitucional portugués ha desarrollado una jurisprudencia muy interesante cuando, durante la crisis de deuda portuguesa y especialmente tras el “rescate”, ha tenido que decidir sobre la constitucionalidad de los recortes acordados por el Gobierno. Muy brevemente, la jurisprudencia puede resumirse en dos tendencias. Sigue leyendo

¡Cállese y tome mi dinero!

ShutUpAndTakeMyMoney

¡Buenas noticias! El Gobierno ha comunicado que cuando mejore la economía y el Estado comience a recaudar más, si la presión fiscal supera el rango del 38% o 39% del PIB, ¡el Partido Popular bajará los impuestos! Lo peor de la crisis ha pasado (un momento, ¿no decían lo mismo en 2014, y en 2013, y… en 2009?) y vamos a tener más dinero para… eh… pagar las prestaciones sanitarias que ya no nos cubre el sistema público… la educación, la luz y los medicamentos más caros… ¿y si resultara que la noticia no es tan buena?

Así empieza mi nueva colaboración en el blog Contrapoder, que podéis continuar leyendo allí. Por desgracia, a veces parece que hay que explicar cosas que deberían ser obvias…

(Intento que haya cosas nuevas cada domingo, pero he retrasado esta publicación para hacerla coincidir con la publicación en Contrapoder. Este domingo, si todo marcha bien, habrá otra entrada).

Algunas reflexiones sobre la sostenibilidad financiera

La deuda pública es un instrumento de política económica que no debe excluirse de raíz, pero también debe emplearse con cabeza. Cuando Griñán dice que el techo de deuda que se le impone puede llevar a cerrar colegios y hospitales (y suponiendo que sea cierto) una de las primeras cosas que se me vienen a la mente es cómo pretendemos sostener un Estado del Bienestar si lo hacemos depender de la capacidad de las instituciones para captar recursos en los mercados de capitales. ¿Estamos locos? El endeudamiento público es útil para financiar gastos de inversión, pero ¿¡gastos corrientes y tan esenciales como la educación y la sanidad!? Julio Anguita ha afirmado en un artículo muy recomendable (“Hacia la horca”) -y que en parte inspira este- que endeudarse para financiar el gasto corriente “constituye una perversión que está llamada a la total paralización de lo público”. Sigue leyendo