Archivo de la etiqueta: Contrapoder

Ser ciudadano molaba en el siglo XVIII

Dicen que en plena Revolución Francesa la gente se llamaba “ciudadano” por la calle. Frente al súbdito del Antiguo Régimen, el de ciudadano apareció como un concepto emancipador. El ciudadano formaría parte de una sociedad de libres e iguales: en 1789, el proyecto emancipatorio de la Ilustración, de la Modernidad, prometía grandes cosas, y cumplió una parte de ellas. Además, la presión de grupos sociales (las mujeres, la clase obrera…) consiguió nuevos ámbitos de reconocimiento y dignidades. La historia es conocida, al menos en sus grandes líneas. Pero, del mismo modo, el proyecto moderno contenía riesgos que también se materializaron y generaron espacios de exclusión. Y, como la Historia avanza, o eso dicen (al menos, los proyectos sociales nacen, crecen y mueren), ha llegado un momento en que la expansión de la ciudadanía a nuevos colectivos parece haber alcanzado un límite difícil de franquear: el de la nacionalidad. En el Estado del siglo XXI, el obrero puede ser ciudadano, la mujer puede ser ciudadana. Sin embargo, el extranjero no puede ser ciudadano: está excluido de la comunidad política y evidentemente, en una democracia representativa, si alguien no vota los políticos no tienen incentivo alguno para mirar por sus intereses.

Así empieza mi nueva colaboración con el blog Contrapoder en eldiario.es, sobre cómo los extranjeros son ciudadanos de segunda. Precisamente hoy mismo se ha sabido que Iris Urquidi, que lleva viviendo diez años en Madrid y se presentaba a las municipales por Ahora Madrid, ha tenido que renunciar a su candidatura por tener pasaporte de Bolivia. Es odioso cuando te dan tan pronto la razón en cosas como esa. Pues seguir leyendo mi artículo aquí.

Anuncios

¡Cállese y tome mi dinero!

ShutUpAndTakeMyMoney

¡Buenas noticias! El Gobierno ha comunicado que cuando mejore la economía y el Estado comience a recaudar más, si la presión fiscal supera el rango del 38% o 39% del PIB, ¡el Partido Popular bajará los impuestos! Lo peor de la crisis ha pasado (un momento, ¿no decían lo mismo en 2014, y en 2013, y… en 2009?) y vamos a tener más dinero para… eh… pagar las prestaciones sanitarias que ya no nos cubre el sistema público… la educación, la luz y los medicamentos más caros… ¿y si resultara que la noticia no es tan buena?

Así empieza mi nueva colaboración en el blog Contrapoder, que podéis continuar leyendo allí. Por desgracia, a veces parece que hay que explicar cosas que deberían ser obvias…

(Intento que haya cosas nuevas cada domingo, pero he retrasado esta publicación para hacerla coincidir con la publicación en Contrapoder. Este domingo, si todo marcha bien, habrá otra entrada).

Nos roban la salud con la Ley y la palabra

El 31 de agosto, eldiario.es daba la noticia de que una mujer venezolana había sufrido un aborto tras serle denegada asistencia médica varias veces en un hospital valenciano. La historia, terrible, condensa varias miserias que han crecido como hongos allá donde se cruzan el derecho y la economía y se subordina la dignidad humana a las exigencias del capitalismo más depredador.

Milagros Villalobos, la protagonista –sin duda a su pesar– de esta historia, emigró a España en 2006. Llegó un momento en que perdió su empleo y eso le impidió renovar su permiso de residencia: en términos generales, las autorizaciones de residencia y trabajo por cuenta ajena sólo se renuevan si se ha trabajado la mayor parte del tiempo de su vigencia y se tiene un contrato en vigor en la fecha de renovación. Como no contaba con él, Milagros Villalobos quedó en situación irregular.

Este post es una colaboración en eldiario.es y puedes seguir leyéndola allí.

Una reforma fiscal al servicio de la especulación inmobiliaria

La vivienda es un elemento relevante en cualquier sistema tributario. Sobre ella inciden de alguna manera los principales impuestos, a través de los que se promueven también determinadas políticas públicas. El Informe Lagares -la propuesta de la denominada “Comisión de Expertos”- no es una excepción. Aunque el Gobierno ya ha anunciado que no va a seguir algunas de sus propuestas, no está de más analizarlas. Y no lo está porque muchas de ellas provienen, en realidad, de organismos internacionales (la Unión Europea, la OCDE o el FMI). No sería la primera vez que este gobierno se resiste a asumir sus recomendaciones pero acaba por implementarlas: es, precisamente, lo que pasó con la supresión de la deducción por adquisición de vivienda. El PP no puede permitirse electoralmente atender todas sus propuestas -ya ha renegado de dos-, pero el informe puede interpretarse como una “hoja de ruta” para el largo plazo. La previsión aconseja, pues, analizar sus medidas, qué lógicas las inspiran y a quiénes benefician.

Así empieza el segundo análisis que realizo sobre el informe de la comisión de expertos nombrada por el Gobierno para la reforma tributaria. Puedes continuar leyéndolo en el blog Contrapoder, en eldiario.es.

gruas.JPG

Grúas en Vitor-Gasteiz. Foto de Exteorratz liberada en el dominio público.