Si vives de alquiler, no te olvides del ITP

Desde hace mucho tiempo, quien vive de alquiler (es decir, quien es arrendatario o arrendataria de su vivienda) ha tenido que pagar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP o TPO, que es la modalidad del tributo que grava los arrendamientos). Lo que pasa es que casi nadie lo pagaba y la Administración no lo exigía. como anécdota personal, diré que una vez pregunté en una clase de tercero de grado y a NADIE le sonaba este tributo (y eso que buena parte de mis estudiantes vivían en Sevilla en pisos alquilados).

El impuesto está regulado en el Real Decreto Legislativo 1/1993 pero, aunque la norma es del Estado central, su recaudación y gestión está cedida a las Comunidades Autónomas, que además tienen ciertas competencias normativas.

Recientemente, la Comunidad de Madrid ha empezado una campaña para exigir este impuesto, y también Cataluña, Asturias, Andalucía y Galicia también han incluido la reclamación del tributo en sus planes de control tributario desde 2015. ¿Por qué ahora? Imagino que porque crece la proporción de personas que viven de alquiler y porque, aunque se trate de poco dinero, a las arcas autonómicas no le viene mal. Además, el cruce de datos con otras Administraciones es un trámite relativamente simple, ahora a disposición de las autoridades tributarias, que permite detectar muchos de estos alquileres sin declarar.

im0000367213

¿Por qué hay que pagar un impuesto por firmar un contrato de alquiler? Por el mismo motivo que se ha considerado razonable que haya que pagarlo cuando compras unos pantalones. Es decir, porque estás realizando una operación jurídica de la que se deduce que tienes cierta capacidad económica.

¿Hay que pagar mucho? Realmente, no. La base es lo que pagarás por toda la duración del contrato, con un mínimo de tres años; ya que si se trata de arrendamiento de vivienda, está sujeto a la prórroga forzosa a que hace referencia el artículo 10.2.e) de la norma del Estado central. Sobre esa base se aplica esta tarifa, salvo que la Comunidad Autónoma haya aprobado otra:

_20160320_145402

Por ejemplo, si pagamos 500 euros de alquiler al mes y el contrato no tiene límite temporal, multiplicamos esa cuantía por doce y luego por tres. Da 18.000 euros de base. Por los primeros 7.692,95 euros, pagamos 30,77 euros de cuota. Por los 10.307,05 euros restantes, pagamos 41,23. El total es de 72 euros por los tres años de contrato. Luego, si se renueva más allá de ese plazo, habrá que volver a pagar. Por ejemplo, si se renueva un año más y se mantiene la renta, 500 por 12 son 6.000 y pagaremos 30,77 euros de acuerdo con la escala.

Si vuestra Comunidad Autónoma ha modificado el tipo aplicable, se aplica ese. Hay dos Comunidades donde, en lugar de una tarifa, se aplica un tipo fijo. En Cataluña, un tipo fijo del 0,5% desde el 1 de enero de 2015; en Navarra, el 0,4% desde el 1 de enero de 2016.

Por su parte, en Bizkaia existe una tarifa propia que toma como referencia no la renta total del contrato, sino la renta media mensual, que incluye todas las cantidades que deba pagar el inquilino. Según el artículo 14 de la norma aplicable, se pagarán 43,25 euros si la renta media mensual es de hasta 300 euros mensuales; 130 euros si los supera pero no va más allá de los 900 euros. Si los supera, se incrementará la cuota en 1,50 euros por cada 10 euros o fracción de la base.

Otras tres Comunidades Autónomas han aprobado bonificaciones. En Galicia, si el arrendamiento se realiza con la intermediación del Instituto Gallego de la Vivienda y Suelo al amparo de programas de fomento del alquiler, hay una bonificación del 100%. En Aragón, existe una bonificación del 100% si la renta anual es inferior a 9.000 euros (es decir, inferior a 750 euros mensuales). En Cantabria, del 99% si la renta anual es inferior a 8.000 euros y siempre y cuando los contribuyentes cumplan ciertas características.

Este impuesto se puede pagar mediante efectos timbrados (se compra un impreso en determinados estancos que lleva un sello con el valor correspondiente; de modo que pagamos el impuesto en el estanco) o bien a través del modelo que haya aprobado la Comunidad Autónoma donde residamos. El plazo es de treinta días desde la firma del contrato.

En caso de impago, la Administración puede liquidar y obligar al pago del impuesto por los cuatro últimos años, además de los correspondientes intereses de demora. Puede, además, imponer una sanción, de cuantía variable (que depende de demasiadas circunstancias como para explicarlo por aquí). Si alguien se pone al día antes de que la Administración lo detecte, no habrá sanciones (aunque sí se pagará un recargo de extemporaneidad, de entre el 5% y el 20% de la cuota que se ingrese con retraso, más intereses de demora si se paga con más de un año de retraso). Sea como sea, en este blog somos de defender que los tributos se pagan porque hay que financiar los gastos comunes, no por miedo a que nos pillen.


Recuerda que puedes votar la entrada, comentar y/o compartirla en redes sociales. 

Anuncios

Un pensamiento en “Si vives de alquiler, no te olvides del ITP

  1. Taxista

    Yo siempre lo he pagado aunque no estoy muy de acuerdo con la naturaleza del impuesto. Se me hace raro que tribute por ITP cuando la transmisión es temporal y cuando el arrendador si que sigue haciéndose cargo de otros impuestos afectos al inmueble como el IBI o la tasa de basuras (salvo que el contrato diga otra cosa).

    El ejemplo que has puesto para justificar su pago, al compararlo con una compra de unos pantalones tampoco me convence mucho. Los pantalones los compras para siempre y puedes hacer con ellos lo que quieras pero con tu inmueble arrendado no; lo normal es que ni puedas subarrendarlo ni hacer cambios estéticos sin permiso del arrendador.

    Y rizando el rizo, hay muchos actos jurídicos en la que se deduce que se tiene cierta capacidad económica y están exentos del pago de impuestos cuando atañe a contratos de préstamo entre particulares o arrendamiento de vivienda (ITP e IVA en este caso). Así pues, pagar impuestos pero a medias para unas cosas y para otras no… pues que cada uno lo justifique como quiera individualmente.

    Por cierto, la última vez que pagué ITP por arrendamiento de vivienda habitual, mi casero también tuvo que pagar una pequeña parte, de hecho tuvo que rellenar un modelo 600 aparte separado del mío pero fue una cantidad simbólica de 3 euros si no recuerdo mal, un % de la cuota de alquiler.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s