Sexo, impuestos y cintas de vídeo

Las campañas que las agencias tributarias lanzan periódicamente para promover el cumplimiento voluntario suelen coincidir en varias cosas. El mensaje-fuerza es el que vincula el pago de impuestos con la producción de bienes y servicios públicos y, desde ahí, puede mostrarse en positivo (gracias a que pagamos impuestos tenemos esta serie de cosas), en negativo (campañas contra el fraude fiscal, que viene a ser lo mismo) o una mezcla de ambos.

También coinciden en ser especialmente moñas, cursis o como se las quiera llamar. Por ejemplo, este vídeo es de los Servicios Tributarios del Principado de Asturias. Me gusta cómo está planteado el mensaje: tras señalar a qué se destinan los fondos recaudados, se dice “Hoy has hecho una gran labor. Otros lo llaman impuestos”.

Pero no me negaréis que el vídeo pierde muchísimo a fuerza de cometas, niñas jugando en el columpio y dibujitos de aviones, arcoiris, puntos y cintas rosas y amarillas, corazones, nubes y margaritas que no vienen a cuento. Como me dijo un amigo, lo que vídeo nos hace plantearnos es: “¿a qué huele el IBI?” (y de hecho el objeto no identificado que surca la pantalla en el 0:13 parece un tampón). Si no conseguimos que pagar impuestos quede cool, mal vamos.

Los tres vídeos siguientes son de una campaña de 2008 de la Agencia Tributaria española. Todos tienen una estética absolutamente Cuéntame cómo pasó y hacen referencia a “los años ochenta” y, sobre todo, a los que entonces eran chavales. No sé si es porque ese tramo de edad mostraba una mayor tolerancia al fraude (las encuestas que realiza el Instituto de Estudios Fiscales dan un resultado diferente cada año) o simplemente por aprovechar el tirón de la serie. El mensaje del primer vídeo es muy completo, porque hila tres ideas importantes. La primera, que el Estado se financia por la contribución de todos: “Hoy sabes que tu bienestar no se ha hecho solo, sino entre todos. Pagando impuestos”. La segunda, que quien defrauda a Hacienda es un insolidario (“si alguien defrauda, perdemos todos”). La tercera, que la Agencia Tributaria “actúa con más decisión que nunca para que nadie defraude tu futuro“. Con eso se está ofreciendo una alianza implícita entre el contribuyente que sí cumple sus obligaciones y la Agencia Tributaria; y esa alianza se enfrenta a quien evade impuestos.

Este segundo vídeo personaliza la figura del defraudador en Don Matías, un personaje que “engañaba a Hacienda” y de quien se decía por eso “que era muy listo”. Además usaba palillo de dientes. ¿Quién usa palillo de dientes hoy en día? Pues esa es la idea: no seas hortera, no defraudes impuestos, no lleves una corbata tan fea o, al menos, intenta que vaya conjuntada con el pañuelo del bolsillo de la chaqueta.

De nuevo se da un mensaje de eficacia en la lucha contra el fraude: “La Agencia Tributaria actúa decididamente contra esos pocos insolidarios para que nadie pueda defraudarnos a todos”. Y el que sale al final del vídeo (lo podéis ver aquí abajo: ¿ese flequillo no es un poco emo?) se alegra de que cada vez haya menos Don Matías sueltos por el mundo.

(en 0:16 también hay una inquietante escena donde algunos familiares de Cíclope, el de los X-Men, suben las escaleras del metro y toman una copichuela).

Esta campaña de la AEAT es bastante menos cursi y sí intenta mostrar pagar impuestos como algo moderno; una idea que se refuerza bastante en el contraste entre las imágenes ochenteras de Don Matías y la arquitectura moderna que acompaña a frases como “hoy somos más solidarios y sólo una minoría defrauda”. También se aprecia en el cambio de color, del sepia al azul, de lo antiguo a lo moderno. Wishful thinking, en parte, pero interesante como mensaje. Dentro de la idea de modernización, este último vídeo de la AEAT se refiere al sistema de borrador para la declaración del IRPF. El mensaje es que la Administración tributaria está para ponerte las cosas fáciles, y no al contrario:

Hay otros vídeos reseñables, ya fuera de nuestras fronteras. Por ejemplo, este vídeo argentino muestra tres situaciones donde un servicio público se encuentra congelado hasta que alguien llega y echa una moneda en una cajita con el emblema de la AFIP, la agencia tributaria argentina.

Y este, italiano, con un mensaje muy potente, que muestra al defraudador como alguien que parasita a sus conciudadanos (“Quien vive a costa de los otros, hace daño a todos. Derrotar la evasión fiscal te interesa”). Esas patillas las veo yo mucho en la Facultad de Derecho, por cierto.

No olvidemos una cosa: estamos ante mensajes institucionales que van a tener más o menos fuerza en función de la legitimidad que la gente atribuya al poder público. Si esa legitimidad es reducida, nadie va a creerse ese mensaje. En el caso del vídeo italiano, existen en Internet varias versiones con un final alternativo (bajo el título “versión completa” o “versión censurada”) donde aparecen fotos de políticos durmiendo o jugando videojuegos en el Parlamento, con la leyenda “parásitos de la sociedad” o “parásitos del Estado”. Este, por ejemplo, remata además el anuncio con la frase “Lucha contra TODOS los criminales”.

Y, para el final, he dejado los que me parecen mejores. Forman parte de una campaña lanzada en Ecuador en 2009. Este primer vídeo visualiza la contribución tributaria a los gastos comunes de una forma que me gusta especialmente: una infinidad de nombres que se solapan con un TAC, una carretera, el haz de luz de una farola… aunque tiene su parte moñas de un padre abrazando a su niño a cámara lenta después de que reconociera el nombre de su padre en el libro de texto o la pantalla del ordenador, creo que la imagen es muy buena.

Este segundo vídeo se refiere a un asunto específico, el fraude por parte de profesionales que no emiten factura. Se llama “Mi facturita” y está hecho en clave humorística:

Y, por último, el visualmente más poderoso de todos, donde cada vez que un defraudador deja de pagar algo, desaparecen profesores o personal sanitario; o se resquebraja una carretera cuando una contribuyente arruga la boleta fiscal y la tira a la papelera. La idea no es nueva, pero está muy bien plasmada (siempre, claro está, para mi gusto).

Las campañas más centradas en el fraude fiscal suelen ser visualmente más atractivas. Las que hablan en positivo (todo esto es gracias a los impuestos que pagamos) son también interesantes, y de hecho una campaña suele combinar más de un vídeo con una orientación y otra. Existe una tendencia a la moñería de la que en mi opinión debe huirse como de la peste. Si en la sociedad existe la idea de que pagar impuestos es de tontos, no me pongas margaritas en un vídeo que dice qué bonito es contribuir a Hacienda, porque estás reforzando esa idea. Lo que hay que conseguir, en pocas palabras, es que pagar impuestos sea cool y que el que defrauda sea un mierda.

Luego está el problema del emisor del mensaje. Un mensaje a favor del pago de impuestos debería ir acompañado de algún elemento de legitimación. Sea la eficacia de la Administración tributaria, como en los vídeos españoles, sea un mensaje democratizador como el ecuatoriano (“La revolución ciudadana está en marcha. La Patria ya es de todos”) o mejoras en la justicia y eficacia del gasto público. Algo. Y convendría, claro, que fuera de verdad. Intentar mandar mensajes de este tipo cuando la legitimidad de los poderes públicos no está en su mejor momento no funciona. Luego la gente te hace lo que le hicieron a la Administración italiana y te recuerda que muchos políticos también son unos parásitos. Tal vez por eso la Agencia tributaria española se limita últimamente a hacer campañas contando lo fácil que es hacer la declaración de la renta con el programa PADRE o confirmar el borrador.

Y, como bonus track, un WTF como una casa:


Recuerda que puedes votar la entrada, comentar y/o compartirla en redes sociales. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s