Comparaciones odiosas

A los Estados no se les puede dar dinero sin más: tienen que realizar reformas estructurales para garantizar que sus cuentas serán sostenibles. Como “todos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” (una gran mentira que desmonta Eduardo Garzón en dos tiempos), lo que hay que hacer es empobrecernos. Y, oye, lo están haciendo genial. Aunque no afecte a todos, claro.

Si los Estados tienen “condicionalidad macroeconómica”, los bancos tienen “barra libre” y reciben dinero del Banco Central Europeo al 0,75 % de interés. Porque las consecuencias de dejar caer a los bancos serían desastrosas. Las consecuencias de destrozar con saña el Estado del Bienestar no se acercan ni de lejos. No importa que no se reformen en absoluto ni que, como muestra un estudio, los bancos rescatados continúen adoptando los mismos riesgos que antes de los rescates.

Y así sucede que, de mayores, los niños querrán ser banqueros.


Recuerda que puedes votar la entrada, comentar y/o compartirla en redes sociales. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s