La creación de grupos parlamentarios: UPyD y Amaiur

Tras las elecciones del 20-N, y a la espera de que se constituya el Congreso de los Diputados, asistimos a las negociaciones para formar grupo parlamentario. Aunque ahora nos interesamos más por la política, y comentamos la jugada, hay que empezar diciendo que esto no es nada nuevo. El “préstamo” de diputados y los recursos de los partidos ante el Tribunal Constitucional por vulneración del derecho a la participación política han sido el pan nuestro de cada día cada cuatro años.

¿Por qué todos quieren formar Grupo Parlamentario? Porque, tal y como nos muestra el Reglamento del Congreso de los Diputados (RCD) ofrece ventajas obvias. Por una parte, materiales: el Congreso da a cada Grupo Parlamentario “locales y medios materiales suficientes”, además de financiación directa (una subvención con una cuantía fija, de unos 12.000 euros, más otra variable por diputado). Pero, además, hay una cuestión muy relevante de capacidad de acción. El grupo parlamentario es uno de los sujetos de la actividad parlamentaria. Por ejemplo, es el grupo parlamentario el que puede proponer la inclusión de un punto en el orden del día (art. 67. 4 RCD); el tiempo de debate es el mismo para cada grupo parlamentario (art. 89.1 RCD), de manera que la inclusión en el Grupo Mixto implica repartir el tiempo o renunciar a él; tienen capacidad para vetar determinadas enmiendas de transacción (art. 118.3 RCD, que es lo que hizo Llamazares para impedir que CIU negociase con PSOE y PP los términos de la enmienda constitucional); es mucho más fácil presentar proposiciones de Ley (art. 126 RCD); solicitar la tramitación de un Real Decreto-Ley como proyecto de Ley (151.4 RCD)… y más.

En relación a los requisitos para formar grupo parlamentario, la madre del cordero es el artículo 23.1 del Reglamento del Congreso de los Diputados, y que afirma lo siguiente:

Los Diputados, en número no inferior a quince, podrán constituirse en Grupo Parlamentario. Podrán también constituirse en Grupo Parlamentario los Diputados de una o varias formaciones políticas que, aun sin reunir dicho mínimo, hubieren obtenido un número de escaños no inferior a cinco y, al menos, el 15 por 100 de los votos correspondientes a las circunscripciones en que hubieren presentado candidatura o el 5 por 100 de los emitidos en el conjunto de la Nación.

UPyD y Amaiur son dos ejemplos donde se cumple el requisito relativo a los escaños (UPyD tiene 5 y Amaiur, 7) pero existen dudas sobre el cumplimiento del otro de los supuestos (UPyD tiene el 4,69% de los votos nacionales; los diputados de Amaiur por Navarra tienen el 14,86%).

Así las cosas, un diputado del PP por León soltó el siguiente exabrupto: la interpretación del reglamento para UPyD debía ser flexible; pero no para Amaiur, porque “hasta que no se demuestre lo contrario”, son “un brazo político del terrorismo”. Lo quiero citar expresamente porque nunca está de más recordar que en nuestro Estado de Derecho la cosa funciona al revés, le pese a quien le pese: la inocencia se presume. Y porque creo que, en el fondo, es una idea que está presente en muchos de los que consideran que no se debe ayudar a Amaiur (el PNV tiene dos escaños menos, menos votos en términos absolutos, va a formar grupo parlamentario y nadie se queja).

UPyD no cumple los requisitos que se establecen. Ahí no hay mucho que discutir, pero sí algo que hacer: el préstamo de diputados. Foro Asturias ha ofrecido el suyo, de manera que se sumaría el 5% necesario de votos globales en todo el Estado; aunque parece que UPyD lo rechaza, y considera que el número de votos que ha obtenido es “aval suficiente”. Hay precedentes: ERC pudo formar grupo en 2004 aunque sus cuatro diputados por Barcelona (de un total de ocho) habían obtenido sólo el 14,09% de los sufragios en esa provincia, de manera que no alcanzaba el 15%. Con todo, en este caso se aplicó un criterio que no cabe aplicar: el de la media de los votos recibidos en las cuatro provincias catalanas (ya el criterio del 5% se exige como una media).

Con el Reglamento en la mano, la única opción de UPyD sería tomar prestado un diputado. Esta estrategia implica sumar los diputados de otros partidos que sean necesarios para cumplir los requisitos. Constituido el grupo parlamentario, esos diputados “prestados” se integrarían en el grupo que les correspondería. El artículo 26.2 RCD permite este trasiego, ya que un grupo parlamentario puede ver reducido su tamaño sin tener que disolverse necesariamente. Sólo se disolverá si se reduce a menos de la mitad del mínimo exigido (es decir, un grupo parlamentario tiene que tener más de dos diputados, si inicialmente tiene entre cinco y quince).

El préstamo es algo habitual. Coalición Canaria ha tenido grupo parlamentario propio, pese a no reunir el número mínimo de diputados, en tres legislaturas consecutivas: 1996 (gracias a dos prestados por el PP), 2000 (el PP prestó tres diputados) y 2004 (esta vez fue el PSOE quien prestó dos diputados). En 2008, BNG prestó dos diputados al grupo de ERC-IU. El problema es que UPyD es un partido centralista, mientras que casi todos los que podrían sumarle ese 0,31% que le falta son nacionalistas o regionalistas: Foro Asturias, Compromís-Q (Joan Baldoví, su diputado por Valencia, milita en el Bloc Nacionalista Valencià), CC, BNG, ERC… una opción es que un partido estatal, como PP, PSOE o IU, le preste un escaño. Ese escaño traería con sí el número de votos que haya recibido la lista por la que se presentó, aunque sería necesario (para cumplir con lo que se trasluce de la STC 64/2002, FJ 6º) que ninguno de los diputados de la circunscripción objeto de “préstamo” se hubiera integrado en su grupo parlamentario al momento de la constitución inicial.

Respecto a Amaiur, tiene siete diputados: uno por Álava (con el 19,11% de los votos), 3 por Guipúzcoa (34,81% de los votos), 2 por Vizcaya (19,21%) y 1 por Navarra (14,86%). Si se aplica el criterio que se aplicó a ERC en 2004 (media de los votos) se alcanzaría sin problema. Pero ni siquiera haría falta, si los diputados de Amaiur fueran un poco inteligentes. Sólo los seis diputados del País Vasco cumplen con los requisitos reglamentarios (5 escaños y 15% de votos) y podrían constituir grupo parlamentario, al que luego se uniría el diputado por Navarra, en virtud del artículo 27.1 RCD.

Esto es perfectamente posible porque el requisito del 15% se exige a los diputados que deseen formar grupo, no al partido político bajo cuyas siglas se hubieran presentado. Lo dice el Tribunal Constitucional, partiendo de “que la elección de los ciudadanos recae sobre personas determinadas”. Por tanto, el porcentaje previsto en el Reglamento “únicamente puede ser entendid[o] como referida a las candidaturas presentadas por las formaciones políticas en aquellas circunscripciones en que hubieren concurrido a las elecciones y en las que figuran y han sido elegidos los Diputados que pretenden constituir Grupo Parlamentario” (STC 64/2002, FJ 5º).

También se ha afirmado la posibilidad de que Geroa Bai preste momentáneamente su escaño por Navarra a Amaiur para alcanzar el 15% también en esa provincia. Más posibilidades, siempre con un ojo en el Reglamento: ERC y BNG están estudiando reunir 15 diputados (que, realmente, es la forma “normal” de creación de un grupo parlamentario, de acuerdo con el art. 23 RCD, y que no exige ningún porcentaje). Amaiur (7 escaños), ERC (3), Geroa Bai (1), BNG (2), Compromís (1) y Coalición Canaria (2) sumarían 16 escaños, e incluso Cayo Lara ha ofrecido parlamentarios de IU si Amaiur los necesitase. Creado el grupo, no podría tener nunca menos de la mitad: es decir, deberá mantener al menos ocho diputados, que al parecer serían los de Amaiur y los de ERC (hasta un total de diez).

Creo que no está de más subrayar que a los partidos más minoritarios conviene todo este movimiento: si se aplican los criterios más estrictos posibles, nos encontraríamos con un Grupo Mixto con 23 diputados y nueve partidos: Amaiur, UPyD, ERC, BNG, CC, Geroa Bai y Compromís, Foro Asturias y UPN. Por poner un único ejemplo de lo que esto implicaria, donde cualquier otro grupo tendría hasta 5 minutos para intervenir en un debate, ellos tendrían que compartir ese tiempo (prácticamente medio minuto por portavoz). Una locura ingobernable. Así las cosas, la creación de grupos parlamentarios se convierte en una cuestión básica para hacer que 2.323.826 votos tengan una operatividad real en el Congreso.


Recuerda que puedes votar la entrada, comentar y/o compartirla en redes sociales. 

Anuncios

Un pensamiento en “La creación de grupos parlamentarios: UPyD y Amaiur

  1. Pingback: ¿Pueden las candidaturas de confluencia tener grupo parlamentario propio? | in dvbio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s