Sobre la acusación de Esperanza Aguirre a las asociaciones que venden camisetas

Primero Esperanza Aguirre acusó a Izquierda Unida de hacer negocio con la venta de camisetas que muchos llevan en las manifestaciones contra los recortes a la educación en la Comunidad de Madrid, con el lema “Educación de tod@s para tod@s”. La cosa se fue calentando, hubo acusación de delito fiscal y, finalmente, el 11 de octubre el PP habrá denunciado a la Asociación de Vecinos de Palomeras Bajas, la Plataforma en Defensa de la Educación Pública y la FAPA Giner de los Ríos ante los Tribunales “amparándose en los artículos 305 y 627 del Código Penal”. Sólo tengo seis cosas que decir.

Uno, es de vergüenza y absolutamente rastrero hacer de esto una batalla política, con el claro objetivo de desviar la atención y de criminalizar (nunca mejor dicho) a las asociaciones que se están movilizando en defensa de la educación pública.

Dos, o los juristas que tiene contratados el PP no saben mucho Derecho penal, o dicen lo que sus jefes (o jefas) quieren escuchar. El artículo 305 define el delito de defraudación fiscal, pero es necesario haber dejado de pagar 120.000 euros para que sea delito (y el propio PP cifra el “fraude” en 9.000 euros). El 627 tipifica una falta de defraudación contra la Hacienda de la Unión Europea. El límite es 4.000 euros en este caso, pero dejar de pagar IVA no perjudica la Hacienda de la Unión Europea, sino del Estado español.

Tres, aunque el PP pensara (equivocadamente) que se puede acusar de la falta del 627 CP a estas entidades, las faltas se castigan con penas leves, mientras que “la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas” con la que se amenaza es una “pena menos grave” (se llama así) que sólo puede imponer en casos de delito (art. 33.3.m).

Cuatro, sólo los empresarios y profesionales que realicen una actividad con carácter habitual están obligados a pagar el IVA. Ni estas entidades tienen carácter empresarial, ni la actividad es habitual. Por tanto, no tienen que pagar el impuesto.

Cinco, el artículo 20.1.28º de la Ley del IVA dice que no tendrán que pagar el impuesto “las prestaciones de servicios y las entregas de bienes realizadas por los partidos políticos con motivo de manifestaciones destinadas a reportarles un apoyo financiero para el cumplimiento de su finalidad específica y organizadas en su exclusivo beneficio”. ¿Agravio comparativo?

Seis, si nos ponemos estrictos, como la venta de las camisetas no está sujeta a IVA, sí tributaría por otro impuesto, el de Transmisiones Patrimoniales Onerosas, cuyo sujeto pasivo (el obligado a pagar) es el adquirente. Eso implica que cada persona que ha comprado una camiseta debería pagar 20 céntimos. Eso es el 4% de su valor (a cinco euros la camiseta, son 20 céntimos). Luego, si ha pasado más de un mes y menos de cuatro desde la compra, la Administración liquidará un 5% de recargo de extemporaneidad sobre la cuota: un céntimo más (supongo que no lo harían: el papeleo les costaría más que eso).

Transmisiones Patrimoniales Onerosas es un impuesto cedido totalmente a las Comunidades Autónomas, por lo que debe pagarse en la Agencia Tributaria de la Comunidad de Madrid. En este blog siempre defendemos que hay que pagar los impuestos que tocan para que el Estado pueda realizar las funciones que le encomienda la Constitución. Si yo estuviera en Madrid y hubiera comprado una de esas camisetas verdes, iría a la Dirección General de Tributos y Ordenación y Gestión del Juego de la Comunidad de Madrid, en la Plaza del General Martínez Campos, nº 30, 1ª planta, pagaría los veinte céntimos que me correspondiera en concepto de cuota del impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales Onerosas y esa noche dormiría con la satisfacción del deber cumplido.

Y sin en vez de ir una persona fueran cien, y todas pidieran en ventanilla la información necesaria para cumplir sus deberes cívicos, y cumplimentaran el impreso correspondiente, e ingresaran en la Hacienda pública sus veintiún céntimos, uno a uno… eso sí que sería bonito.

(Gracias a Ángel por compartir conmigo sus reflexiones sobre este asunto)


Recuerda que puedes votar la entrada, comentar y/o compartirla en redes sociales. 

Anuncios

2 pensamientos en “Sobre la acusación de Esperanza Aguirre a las asociaciones que venden camisetas

  1. Manuel

    ¿Dónde está el problema? Que Esperanza Aguirre haya subido de 18 a 20 horas? Los profesores tienen vacaciones de verano, Navidad, Semana Santa, festivos, puentes…
    Repito ¿dónde está el problema?

    Me gusta

    Responder
  2. Rafael Sanz Autor de la entrada

    Manuel, yo es que no hablo de ese problema, sino de otro. De que un cargo público y una organización política acusen de un delito a una serie de entidades o plataformas, mostrando un absoluto desconocimiento del ordenamiento jurídico (al tiempo que la voluntad de evitar el debate, desplazando el centro de atención y atacando a sus interlocutores).

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s